Carta abierta al Presidente Duque, a los Congresistas y a las Altas Cortes

COLOMBIA EXIGE RESPETO A LA VIDA Y LA FAMILIA NATURAL
¡Respeten el Estado de Derecho que juraron defender!

Muy distinguidos Señores:

Es con desconcierto e indignación que los colombianos de bien soportamos, una vez más, «el asalto de la cultura de la muerte y del descarte», conforme fustigara el Papa Francisco.

El pasado mes de octubre, “…el magistrado de la Corte Constitucional Alberto Rojas Ríos presentó a sus colegas de la Sala Plena una ponencia que pide la despenalización total del aborto en Colombia”. La “Ponencia de aborto plantea despenalizarlo y dar plazo para regularlo”.

La ponencia consagra que, si en dos (2) años el Congreso no expide regulación alguna, el delito del aborto «desaparecerá del sistema jurídico colombiano»

Esta monstruosa propuesta genocida se erige en abierto desafío:

♦ A la ley natural impresa en el corazón de todos los hombres.

♦ Al 5º mandamiento de la ley de Dios que respetamos la mayoría de los colombianos: «No matarás».

♦ Al art. 11 de nuestra Constitución Nacional: El derecho a la vida es inviolable

♦ A la Convención Americana sobre Derechos Humanos o ’Pacto de Costa Rica‘. Tratado indiscutiblemente integrado a nuestro bloque de constitucionalidad trás válida aprobación del Congreso en diciembre de 1.972.

Digamos las cosas por su nombre:

A la usanza nazi, lo que sin escrúpulo alguno proponen los magistrados abortistas es la implantación de una peculiar y suprema dictadura:

¡Que en sala plena la Corte Constitucional se auto confiera el control sobre la vida de todos los colombianos, especialmente de los más débiles e indefensos: los bebés en gestación y los ancianos enfermos!

¿CON QUÉ DERECHO ESTOS MAGISTRADOS JUEGAN A SER DIOS?

¿Con qué facultades legales usurpan el poder legislativo conferido al Congreso y/o el poder constituyente primario que tan solo reside en el pueblo?

Llamado a las autoridades  supremas de Colombia
No permitan que unos pocos sofoquen nuestro Estado de Derecho!

1. No permitan que las Altas Cortes quebranten el equilibrio de poderes que salvaguardan nuestra democracia.

No permitan que la aplanadora de sus omnipotentes fallos moduladores continúe usurpando facultades legislativas del Congreso o asumiendo facultades constituyentes en contravía de nuestra Carta Magna, de nuestras leyes y de la voluntad mayoritaria de los colombianos.

2. No permitan que se condene a las madres que abortan al inevitable y terrible infierno del síndrome del aborto. Protéjanlas con programas de orientación o de adopción sustituta.

3. No permitan que ingentes y oscuros capitales extranjeros instiguen y financien ese monstruoso canibalismo abortista en nuestra Patria. Eviten la consolidación, en Colombia, del escalofriante negocio con órganos y tejidos de bebés abortados.

4. No abran las puertas hacia el suicidio demográfico que hoy abruma a las naciones europeas.

5. No permitan que esta yihad libertaria estrangule el derecho a la objeción de conciencia de las personas naturales y jurídicas. Sin éste, perecerán enseguida las libertades de conciencia y de pensamiento. Poco después… sucumbirán las demás libertades.

6. No permitan un crimen que clama al Cielo y pide venganza a Dios”. 

Atiendan el sentir de la nación. Recientes encuestas, presentadas de forma enmarañada, lo traslucen: solo el 23% manifestó estar totalmente de acuerdo con que el aborto es un derecho.Algo similar arrojó otra encuesta: Solo 26% está de acuerdo con la legalización total del aborto.

Es innegable, en Colombia amamos entrañablemente a nuestros niños y a nuestras familias. Somos ardorosamente pro-Vida y pro-Familia.

Reproducir vídeo

¡Qué contraste frente a ciertas madres humanas que asesinan a sus bebés en gestación!

Muy respetados Señores, para defender eficazmente a nuestros bebés en gestación del acoso de las hienas abortistas, los abajo firmantes exigimos:

♦ Conjurar, de forma definitiva, la antinatural y monstruosa laxitud de ciertos magistrados.

♦ Poner fin la oprobiosa dictadura judicial que ha venido consolidándose, en nuestra Colombia, a partir del aciago día en que se estranguló la soberana e intocable voluntad popular claramente manifiesta en el Plebiscito que rechazara los espurios Acuerdos Farc-Santos (Nov 2016).

Imploramos a Dios Todopoderoso, bajo la dulce advocación del Señor de los Milagros de Buga, que nos conceda la sabiduría y fortaleza necesarias para salvar a Colombia de esta oscura ‘Revolución cultural marxista’ que visa destruir la moral y la familia natural.

¡RECHAZAMOS LA DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO!

Por favor, comparte esto con tus amigos:

   

Descarga aquí los artes para impresión de pendones